El Puerto de Motril ha probado con éxito la conexión a la red eléctrica de un ferry de Armas en el recinto durante esta misma semana.

De esta manera, el enclave nazarí concluye la primera fase del proyecto de descarbonización del transporte marítimo para evitar ruidos y reducir las emisiones contaminantes de los barcos atracados en el enclave.

Las conexiones eléctricas se han instalado en los muelles de Levante y Costa, donde arriban los ferries de las líneas marítimas regulares que enlazan con las ciudades marroquíes de Nador y Alhucemas.

Además, los responsables del enclave tienen previsto mantener una serie de inversiones para reforzar las redes eléctricas y así disponer de al menos 800 Kw de potencia que incluyen la reciente colocación de dos centros de seccionamiento, uno en  la ZAL y otro en Poniente.

El proyecto se va a completar con la conexión del centro de transformación en media tensión situado junto al edifico administrativo de la Autoridad Portuaria, con una inversión total de 700.000 euros que le permitan al enclave motrileño reducir el impacto medioambiental de las actividades portuarias y del transporte marítimo, al sustituir los combustibles fósiles por energía eléctrica.

Motril ha sido, según la Autoridad Portuaria, el primer puerto peninsular en desarrollar el proyecto de descarbonización para la conexión eléctrica de los barcos y el segundo de España, después de Melilla.