Transport & Environment y la Fundación Renovables han elaborado una propuesta de mínimos para la regulación de las zonas de bajas eisiones para asegurar su funcionamiento eficaz en la reducción del CO2 y la contaminación atmosférica, así como su implantación bajo unos criterios homogéneos en las ciudades a las que la ley obliga a implementarlas.

Así mismo, estas organizaciones han enviado el documento al Gobierno y a la Federación Española de Municipios y Provincias.

En concreto, en la propuesta se apuesta porque las zonas de bajas emisiones tengan un tamaño suficiente para que se produzca un trasvase efectivo desde la movilidad más contaminante hacia otros modos más sostenibles, por lo que se aboga porque se diseñen con el objetivo de disminuir emisiones en toda la ciudad y no solo en la zona afectada.

Así mismo, se considera necesario unificar criterios en relación a la tipología de vehículos que pueden acceder a estas zonas y se defiende que solo deberían permitir el acceso a vehículos particulares, públicos y comerciales que sean cero emisiones o que no superen los 95 g CO2/Km (WLTP).

Por lo que respecta al reparto urbano de mercancías, el documento propone incorporar, en estas zonas, de forma prioritaria zonas de carga y descarga que sean usadas por empresas de reparto comercial que utilicen vehículos de cero emisiones para su acceso, así como establecer zonas con puntos de recarga eléctrica dedicadas exclusivamente para vehículos de reparto de mercancías de última milla, tanto en la vía pública como en zonas especiales destinadas al efecto, que puedan ser utilizadas por los ciudadanos fuera del horario comercial a través de un sistema de pago.

Por otra parte, se defienden el establecimiento de hubs de consolidación, fomentando la cooperación público-privada, para asegurar un reparto eficiente de mercancías organizado por códigos postales con toda la tipología de vehículos de última milla eléctricos puros u otros medios de transporte de cero emisiones como bicicletas convencionales o el reparto a pie.