El Gobierno ha prorrogado hasta el día 27 de abril, en el último Consejo de Ministros, la limitación de los vuelos directos entre Brasil y la República de Sudáfrica y los aeropuertos españoles.

Solamente están permitidos los vuelos a España que estén ocupados por ciudadanos españoles o andorranos, así como residentes en ambos países o pasajeros en tránsito internacional a un país no Schengen, con escala inferior a 24 horas, sin abandonar la zona de tránsito del aeropuerto español.

Estas restricciones, como las impuestas anteriomente, no afectan al personal aeronáutico necesario para llevar a cabo las actividades de transporte aéreo.

Además, se contemplan exenciones relativas a transportes de Estado, servicios de búsqueda y salvamento, vuelos con escala en España con fines no comerciales y que tengan por destino final otro país, vuelos exclusivos de carga, posicionales y humanitarios, médicos o de emergencia.

Desde el Ejecutivo, se han mostrado preocupados por la extensión de la variante brasileña, así como por sus posibles efectos sobre la transmisibilidad de la enfermedad y la capacidad de neutralización de los anticuerpos.

Igualmente, la variante de Sudáfrica preocupa por su alta prevalencia en el país debido a su elevada capacidad de trasmisión.