Jornada sobre el Proyecto Artemis celebrada este jueves en MadridEl presidente del Comité de Regulación Ferroviario, Juan Miguel Sánchez, que ha participado en la jornada sobre el Proyecto Artemis celebrada este jueves en Madrid, cree que hablar de intermodalidad «implica conocer bien las cadenas de transporte actuales». En este sentido, como buen conocedor del organigrama interno de Fomento, ha reconocido que el ministerio está muy departamentado por modos y no hay una figura concreta que pueda responder sobre intermodalidad en su conjunto.

Por ello, ha propuesto a Puertos del Estado como el mejor organismo para regular los nodos logísticos de España que «son fundamentales para que la comodalidad y la cadena logística funcione«. El presidente de CRF entiende que en Puertos del Estado hay gente muy preparada que «llevan años avanzando en la conexión de los espacios logísticos con los puertos y con el ferrocarril«.

En opinión de Sánchez no ha sido una «buena idea» que los actuales responsables del ministerio de Fomento hayan paralizado el plan de impulso del transporte de mercancías por ferrocarril que pilotó José Luis Cachafeiro, director general de Transportes en la época de José Blanco, «porque era un plan muy eleborado y positivo sin ningún color político«.

España, ha dicho en su panel, presenta unos datos «ridículos» en el mercado ferroviario europeo dado que de las 700 licencias para el transporte de ferroviario de mercancías en el ámbito de la UE «solo 15 son españolas frente a 340 en Alemania y, además, de las 15 solo operan actualmente 8 compañías«. Por ello ve «inevitable» que haya una segunda reforma legislativa ferroviaria en España.

Adif debe fijar los cánones

Respecto al decreto de liberalización ferroviaria prevista para el próximo 31 de julio de 2013,  el presidente del CRF entiende que debe abordar también cambios en el actual modelo institucional. Así, cree que la integración de todos los entes en el Grupo Fomento provoca «gran rigidez y poca flexibilidad» porque los operadores privados exigen «claridad para invertir».

En su intervención, ha apostado por un ministerio de Fomento y un comité de regulación del sector como órganos independientes y porque Adif recupere la fijación de tarifas y cánones, función que actualmente realiza Fomento. «Estos cánones, deben ser en función de un modelo claro y definido aceptado por un comité independiente«.

En cuanto a la posibilidad que abrió el pasado martes del presidente de Adif, Enrique Verdeguer, de subir los actuales cánones, que son los más bajos de Europa, Sánchez cree que deben estar en referencia al coste real del servicio ferroviario lo que implica que pueden subir, «aunque paralelamente esto debe ir acompañado de otras medidas de productividad, que permitan bajar el coste total del transporte ferroviario, como la circulación de trenes más largos para disminuir el coste unitario de la carga o mejorar la productividad en las terminales logísticas«.

Respecto a Renfe, también ha propuesto su salida del Grupo Fomento porque «mientras que sea un operador público no puede pertenecer a un órgano que debe regular y tutelar el mercado en competencia«. En concreto, apuesta porque sus nuevas filiales de mantenimiento y material rodante salgan del holding Renfe para evitar que otros operadores privados que requieran sus servicios puedan encontrar «problemas de posición dominante«.

Por último, Sánchez ha apostado por un Comité de Regulación Ferroviario «responsable y serio» como pasa en otros países. En este punto, ha recordado que se está tramitando la creación de la Comisión Nacional de Competencia y Mercados donde se integrará el CRF junto al resto de órganos reguladores españoles.