La consultora Drewry ha publicado su informe financiero correspondiente a octubre de 2020, según el cual la capacidad de gestión de las principales navieras les ha permitido en su mayoría obtener beneficios en el segundo trimestre a pesar de que el crecimiento de los volúmenes ha sido escaso.

No obstante, existía una desconexión entre las tasas del transporte y los precios del almacenamiento, algo que se ha equilibrado en el tercer trimestre, con el aumento de los volúmenes y el incremento récord de las tasas. Las grandes navieras, incluidas Maersk y Hapag-Lloyd, ya han actualizado sus previsiones para 2020.

En el ámbito portuario, tras la extrema volatilidad del primer semestre del año, el portfolio que estudia la consultora ha generado un retorno medio del 4% entre julio y septiembre. Los bancos y gobiernos han intentado aumentar la confianza de los inversores, pero la amenaza de una segunda ola del Covid-19 y las próximas elecciones de EEUU han provocado un comportamiento más conservador de los participantes del mercado.

Tasas por segmentos

Además, en lo que respecta a las tasas de los diferentes segmentos, se aprecian algunas diferencias. En los graneleros, se espera una mejora en los próximos meses por la actividad manufacturera en China, lo que ha generado optimismo entre los operadores tras las complicaciones del primer semestre.

En el ámbito de los buques para el transporte de GNL, las tasas han aumentado en octubre, tras mantenerse muy débiles durante casi todo el año, debido a un repunte estacional de la demanda. Por su parte, los de GLP han registrado tasas de carga elevadas durante la primera mitad del tercer trimestre, mientras que en septiembre las tasas se han mantenido estables.

En lo que respecta a los petroleros, los recortes en la producción de crudo han permitido equilibrar la balanza entre la oferta y la demanda, con tasas muy elevadas en la primera mitad del año. La apertura gradual de los países tras el confinamiento también ha facilitado la gestión del stock y la oferta.

Posteriormente, la elevada oferta de buques y la escasa demanda durante el verano, combinada con los recortes de producción, han reducido los beneficios en este segmento. Se espera que la demanda aumente en el último trimestre, aunque las tasas diarias no alcanzarán los niveles de marzo o abril.