conductor-camion-chofer

La fatiga, las distracciones y el alcohol pueden tener consecuencias nefastas al volante.

El transporte por carretera es una de las actividades con un mayor índice de accidentes de trabajo, que en algunos casos pueden llegar a ser graves e incluso mortales. Por este motivo, en la patronal del transporte y la logística, UNO, han preparado algunas recomendaciones para evitar que se produzcan incidentes de ningún tipo.

En lo que respecta al conductor, los problemas aparecen en la mayoría de los casos por problemas de salud, fatiga, distracciones, mala visibilidad o ingesta de alcohol.

Desde la Organización, tratan de promover hábitos y actitudes seguros en la conducción, que permitan al profesional reaccionar adecuadamente y minimizar los riesgos ante los actos inseguros de otros conductores, las malas condiciones climatológicas o los fallos o averías del vehículo.

Así, es importante que no pequen de un exceso de confianza y que respeten los límites de velocidad, que comprueben que se han realizado al vehículo las revisiones periódicas y de mantenimiento necesarias, y que mantengan en lugar seguro los documentos de conducción, del vehículo y del tipo de carga.

Debe comprobar los repuestos y accesorios obligatorios, como las herramientas para el cambio de luces, un juego de calzos, el botiquín o los equipos de extinción de incendios, diferentes según el peso máximo autorizado del camión.

Pasos a seguir

Antes de iniciar el desplazamiento, se debe comprobar que el vehículo se encuentran en perfectas condiciones y verificar el estado de estos elementos de seguridad. Además, es preciso tener en cuenta las medidas del camión, el tráfico y el tipo de vía, así como el espacio necesario para maniobrar adecuadamente.

También debe confirmarse que la carga está perfectamente asegurada y no sobrepasa el peso máximo autorizado, así como verificar los dispositivos de manos libres o sistemas de control de voz.

En cuanto a la vía, es recomendable planificar la ruta, elegir siempre que se pueda itinerarios por autopista, adaptar la conducción al estado de la vía y estacionar en lugares apropiados para ello.

Respecto a las condiciones meteorológicas, se recomienda frenar con suavidad y antelación, aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad al aproximarse a curvas y con lluvia intensa, e interrumpir la conducción si se complicara demasiado.

Asimismo, el conductor debe recordar la capacidad de respuesta del vehículo en adelantamientos, incorporaciones y frenadas de emergencia, puesto que es muy diferente si el vehículo va cargado o vacío.