muro-de-calais-construido-por-reino-unido

En los últimos tres años, la administración británica ha invertido 113 millones de euros en vigilancia de este área.

Francia y Reino Unido reforzarán su cooperación bilateral en materia de seguridad, tal y como han acordado la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Entre los asuntos tratados en su reciente reunión en la localidad inglesa de Sandhurst, destaca la revisión del Tratado de Le Touquet, firmado en 2003, para el traslado de las aduanas francesas a Dover, en Reino Unido, y de los controles británicos a Calais, en Francia, para facilitar el comercio entre los dos países a través del Eurotunnel.

Así, según lo acordado, la administración británica destinará 44,5 millones de libras, unos 50 millones de euros, para nuevas mejoras en la frontera de Calais, que se suman a los 100 millones de libras, 113 millones de euros, invertidos en los últimos tres años para la vigilancia, el desmantelamiento y el realojamiento de cientos de refugiados del campamento de La Jungla.

Esta cantidad se destinará a aumentar la seguridad en la zona, donde se han registrado numerosos incidentes, así como en otros puntos fronterizos en el Canal de la Mancha. Se instalarán nuevas vallas, cámaras de circuito cerrado y tecnología de detección con infrarrojos.

Desde el Grupo Getlink, gestor del Eurotunnel, han valorado positivamente las decisiones económicas y comerciales adoptadas, que demuestran el compromiso de ambos países con esta infraestructura, que une Gran Bretaña con el resto del continente europeo desde hace más de 20 años.