El consejo de administración de Renfe ha dado el visto bueno esta semana a su nuevo Plan Estratégico, según ha avanzado su presidente, Isaías Táboas, en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados , con el que el operador ferroviario quiere asegurar el carácter público de la sociedad estatal y prepararla para una mayor competencia de cara a la próxima década.

Dentro del Plan Estratégico del operador ferroviario público, Renfe sigue apostando por convertirse en un operador logístico internacional para competir con garantías en todos los ámbitos de actuación logística, según Táboas.

Así pues, con el fin de ampliar la cadena de valor y permitir que Renfe esté en condiciones de realizar gestión de actividades logísticas a nivel internacional será necesario buscar alianzas con otros operadores en el exterior, para lo que toma como modelo el funcionamiento de Maersk, según defiende el presidente de la sociedad pública.

Viabilidad futura

En este contexto, la unión temporal de empresas compuesta por Indra y el bufete barcelonés de abogados Roca Junyent siguen trabajando en el análisis del proceso de reconfiguración, valoración de Renfe Mercancías y diseño de soluciones para el aseguramiento de su viabilidad futura que tendrán que entregar este mismo año, cuando cumple el plazo de ejecución de este estudio.

Con respecto a las cuentas de la empresa estatal para el presente ejercicio, Renfe prevé cerrar 2019 con unos ingresos de 4.219 millones de euros, lo que implica un crecimiento anual de un 5%, unas inversiones totales de 855 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 64 millones de euros, en línea con la mejora de sus cuentas registrada en los últimos años, aunque con el reto de mejorar la cuota modal del transporte ferroviario de mercancías, a través del trasvase de carga a este modo.