La Autoridad Portuaria de Gijón ha registrado un crecimiento de sus tráficos del 2,3% en los cinco primeros meses del año, hasta las 7.187.099 toneladas.

A ello ha contribuido el movimiento de graneles sólidos en la terminal EBHI, debido al incremento del tráfico de mineral de hierro y carbón siderúrgico de Arcelor.

Con 4.603.305 toneladas y un crecimiento de casi el 40%, el ascenso en este apartado ha mitigado el descenso del 36,8% en el carbón térmico, hasta las 653.000 toneladas.

Destaca también la caída del 61,20% de este último mineral en los muelles comerciales, que no ha logrado compensar el buen comportamiento del tráfico cementero, con un repunte del 50%. En total, el movimiento de graneles sólidos ha disminuido un 30%.

Este retroceso ha influido, a su vez, en el movimiento de contenedores, que se ha visto reducido en un 12,7%, llegando hasta los 27.860 TEUs.

Todos estos datos han sido presentados en el último Consejo de Administración del puerto, que ha dado luz verde al expediente que permitirá aglutinar en un solo edificio las diversas instalaciones para el control fronterizo de mercancías, con servicios como Sanidad Exterior, Vegetal y Animal, Aduanas, Farmacia, o la Guardia Civil.

La nueva instalación, ubicada en el Muelle de la Osa, ocupará 13.200 m² y dispondrá de tres franjas a distinta altura, con muelles de carga, cámaras, salas de inspección, vestuarios y oficinas. El importe de la licitación asciende a 3.533.861 euros.