Tras marcar un pico a mediados de marzo, los precios de los servicios de transporte marítimo entre Extremo Oriente y los puertos del Mediterráneo iniciaron una senda bajista que se ha roto con el comienzo de abril.

En este sentido, los indicadores internacionales estiman que el pasado 13 de abril alcanzaron un precio medio de 717 dólares, para, una semana después, caer hasta los 553 dólares, el día 20 del mes pasado.

Siete días después, los precios descendían un poco más hasta 546 dólares el 27 de marzo. Sin embargo, la medición coloca los fletes entre Asia y el Mediterráneo en los 58o dólares el 3 de abril.

Este precio es un 26,08% superior al que se registraba hace un año y se coloca en valores ligeramente inferiores a los que se registraban al comienzo del presente 2020.

También con relación al comportamiento del índice durante el año pasado, la evolución de este 2020 sigue un patrón similar, aunque con curvas de incrementos y descensos más acentuados, lo que parece indicar a las claras la gran incertidumbre reinante en el transporte marítimo.

Sin embargo, con relación al pasado 2019 queda por despejar la evolución del indicador en las próximas semanas en un escenario marcado por la crisis sanitaria, toda vez que el año pasado fue incrementándose paulatinamente durante el mes de abril, hasta tocar techo a primeros de mayo y volver a caer.