La industria automovilística vive un proceso irreversible de cambio de modelo energético.

En esta senda se inserta la presentación esta misma semana de la nueva gama de camiones eléctricos de Scania, hito que, además, marca un paso significativo en el desarrollo de la marca.

Durante los próximos años, la marca escandinava seguirá desarrollando su gama de vehículos eléctricos para todo tipo de aplicaciones, incluyendo el transporte pesado de larga distancia y la construcción.

En las etapas iniciales de este cambio, Scania desarrollará camiones híbridos y completamente eléctricos, como parte de un desarrollo tecnológico que habrá de conducir en el futuro a unidades con rendimientos equiparables a los de actuales vehículos diésel.

Unidad totalmente eléctrica

El camión totalmente eléctrico de Scania, disponible con cabinas L y P, está equipado con un conjunto de baterías de 165-300 kWh para un motor eléctrico de 230 kW, en el que puede seleccionarse baterías con un total de 165 kWh, o nueve baterías con una capacidad instalada de 300 kWh, que ofrece una autonomía de hasta 250km con una sola carga.

Una de las baterías se ubica en el túnel motor, mientras que las cuatro u ocho baterías restantes se colocan en los laterales del chasis, con un tiempo de carga de menos de 55 minutos con la opción de cinco baterías y de menos de 100 minutos para la opción de nueve baterías.

Mientras tanto, las baterías son continuamente recargadas a través de la energía del frenado regenerativo.

Camión híbrido enchufable

Por su parte, el camión híbrido enchufable, también disponible con las cabinas L y P, combina un motor de combustión con otro eléctrico que permite recorrer hasta 60 km en modo eléctrico.

Esta unidad equipa tres baterías, para una capacidad instalada de 90 kWh para el motor eléctrico de 115 kW.

Su tiempo de carga de 0% a 80% es de aproximadamente 35 minutos. Además de cargar a través de la energía de frenado regenerativa, la energía de la batería se puede recargar durante las labores de carga y descarga de mercancía.

La cadena cinemática del equipo se combina con un motor de combustión de 280, 320 y 360 CV.

Ambas tecnologías se basan en el sistema modular de Scania y pueden equiparse con carrocerías como ganchos hidráulicos, volquetes y hormigoneras, recolectores de basuras, así como para los servicios de bomberos y rescate, por lo que son de utilidad en un amplio rango de trabajos en servicios de transporte de corta y media distancia.

Scania-PHEV

Los camiones aprovechan la energía eléctrica para su uso en áreas de acceso restringido.