Este mismo mes de febrero, el Tribunal Regional de Múnich se ha pronunciado a favor de los fabricantes de camiones en una sentencia relacionada con el cártel de camiones.

De este modo, en una decisión que ha sorprendido por completo al sector del transporte de mercancías por carretera germano, el órgano jurisdiccional muniqués se ha posicionado frente a la doctrina dictada en casos similares por el Tribunal Federal de Justicia, así como por los Tribunales Regionales de Brunswick y Frankfurt.

En esta sentencia concreta la acusación se dirigía contra Volkswagen, aunque, por otra parte, la BGL, una de las mayores asociaciones empresariales del sector en Alemania ya ha anunciado que presentará un recurso ante los órganos jurisdiccionales del país correspondientes, toda vez que, en su opinión, los tribunales alemanes le darán la razón en última instancia, a la vista de sentencias anteriores.

Una situación similar a la desatada por el tribunal muniqués existe en España, donde en los últimos meses se han venido produciendo sentencias contradictorias, en las que cada órgano ha entrado a valorar la prueba pericial aportada en cada caso, un punto en el que se juega hacia qué lado se decantará cada decisión, siempre en todo caso a la espera de que los recursos pertinentes lleven las decisiones hacia otras instancias.