En 2019, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, las ventas de alimentación en el canal ‘on-line’ superaron los 3.000 millones de euros, lo que supone un aumento del 13,6% impulsado por el ascenso del 26,7% de los frescos.

Sin embargo, el sector de la alimentación representa solamente el 1,2% del total del mercado de e-commerce, lo que pone de manifiesto que todavía hay un gran margen de crecimiento.

En este contexto, Seur puso en marcha en 2002 su solución Seur Frío para el transporte urgente de alimentos frescos a temperatura controlada (entre 2 y 8 grados) con entrega al día siguiente antes de las 13:30 horas. Desde el inicio de la pandemia, con el cambio en los hábitos de consumo, los envíos realizados a través de este servicio han crecido hasta un 60%.

Por ello, con vistas al futuro, el operador ha invertido un millón de euros en un sistema basado en el Internet de las Cosas para garantizar la trazabilidad de la temperatura desde el momento de la recogida hasta su entrega.

En total, se han instalado más de 1.000 dispositivos de medición de temperatura con tecnología NB-IoT en todas las unidades de carga de mercancía refrigerada, como vehículos de reparto o contenedores, así como en el centenar de cámaras de frío de su red.

Asimismo, ha incorporado 280 vehículos de frío y más de 200 contenedores certificados ATP, a lo que se añaden mejoras en la red de arrastre y la renovación de las cámaras refrigeradas.