La crisis en el Canal de Suez alcanza ya su sexto día, con pocas esperanzas de encontrar una solución que permita desencallar el portacontenedores Ever Given, de la naviera Evergreen, atascado desde el pasado martes en la parte más estrecha del canal en el kilómetro 151 del mismo, que mantiene bloqueado el tránsito a través de un paso vital para el comercio mundial.

Once remolcadores han trabajado durante todo el día y la noche del sábado, junto con las operaciones de dragado para retirar arena y lodo de los alrededores del Ever Given, a los que se han unido otros dos remolcadores más el domingo.

La esperanza estaba puesta este domingo en la oportunidad que se presenta de una ‘marea de primavera’, en la que las mareas altas son más altas y las mareas bajas son más bajas, debido a los efectos de la gravedad durante una alineación de la Tierra, la Luna y el Sol. Si esto no da resultado, probablemente el siguiente paso sea acometer la descarga parcial del buque. Esta descarga parcial de los contenedores que transporta el Ever Given, debería permitir desencallar el buque. Con lo que la solución podría demorarse aún durante varios días más.

Son ya más de 300 los barcos retenidos a ambos extremos del canal, los que esperan su desbloqueo para continuar travesía.

Por el enlace marítimo de 195 kilómetros de largo entre los mares Mediterráneo y Rojo, pasa alrededor del 13% del comercio mundial, según estimaciones de la aseguradora  alemana Allianz, por lo que cada día de inmovilización podría costarle al comercio mundial entre 6.000y 10.000 millones de dólares.

El bloqueo podría empeorar los problemas en la cadena de suministro global, causando escasez de algunos productos. Un cierre prolongado también podría tener efectos negativos en el precio del petróleo, ya que casi dos millones de barriles de petróleo pasan por el canal al día.

Mientras tanto las navieras han comenzado a desviar los barcos por la ruta del Cabo de Buena Esperanza, en la confianza de que rodear Africa será más rápido, a pesar del incremento en una semana de travesía,  que seguir esperando a la reapertura del canal, y luego varios días más para que los barcos actualmente retenidos, finalicen su travesía