La Autoridad Marítima de Panamá, en coordinación con el Ministerio de Salud del país, permitirá que los buques de navegación internacional que no estén operando puedan ser fondeados en la bahía hasta que termine la pandemia mundial, si cuentan solamente con la tripulación mínima a bordo.

El objetivo es fortalecer y dinamizar la plataforma logística del país, sin poner en riesgo su integridad sanitaria. Como incentivo, se ha suspendido durante 90 días el pago por fondeo a todos aquellos buques de más de 500 toneladas de registro bruto, como banqueros y portacontenedores, que estén registrados bajo bandera panameña.

Este beneficio es extensivo al mismo tipo de naves de bandera extranjera, durante 60 días. En lo que respecta a los buques de pasaje, se ha suspendido durante 90 días el pago por fondeo en puertos, atracaderos, y áreas de anclaje y marinas del territorio nacional, a todos los que estén registrados bajo bandera panameña, para hacer más atractivos los servicios de la industria marítima auxiliar.

Estas medidas ya han sido comunicadas a navieras como Carnival Cruise Line, Royal Caribbean International, Mediterranean Shipping Company y Norwegian Cruise Line, que pueden reportarles grandes beneficios si fondean sus naves en aguas panameñas y están registradas en el pabellón nacional.

Durante el tiempo que permanezcan en las instalaciones los buques solamente podrán recibir servicios marítimos auxiliares, como avituallamiento o recarga del combustible, ya que no requieren el contacto físico directo entre los prestadores de servicios.

Además, podrán ser fondeados con su tripulación a bordo, sin la necesidad de bajar a tierra salvo en casos de ayuda humanitaria, con autorización del Ministerio de Salud. Igualmente, deberán cumplir con las regulaciones dispuestas para evitar la contaminación del mar, así como la gestión integral de desechos y residuos.