La situación que se está viviendo con motivo de la crisis sanitaria, con cancelaciones de buques y falta de equipos, supone un gran retraso de tiempo en la cadena logística y de pagos. Esto afecta a muchas empresas a la hora de importar o exportar sus productos y materias primas.

Por ello, Synergy, que desde 2012 opera trenes de contenedores desde la terminal Best del puerto de Barcelona hasta la terminal intermodal de Noáin, en Pamplona, ofrece soluciones intermodales para reducir los retrasos.

Su intención es que los clientes del norte de España aprovechen las ventajas del Mediterráneo mediante sus conexiones con el puerto de Barcelona. Recientemente, ha puesto en marcha la sexta circulación semanal con Noáin y la cuarta con Miranda de Ebro, en Burgos.

A través de estos servicios, los tiempos de tránsito con el norte de África, el Mediterráneo, Oriente Medio y Asia se reducen de forma considerable. Al acceder por Barcelona, los usuarios se ahorran entre nueve y veinte días según el destino, y esto repercute directamente en el coste de sus productos y la competitividad de las empresas.

En este sentido, el ahorro es de siete días en los tiempos de tránsito con Xiamen y Shenzhen, en China, de nueve días con Singapur y el puerto chino de Tianjin, y de trece días con Hong Kong. En cuanto a las conexiones con Oriente Medio y el Mediterráneo, el ahorro es de 11 días con Jebel Ali, en los Emiratos Árabes Unidos, de 14 con Izmir, en Turquía, de 20 con Orán y de 21 con Argel, ambos en Argelia.