Vehículos e-NV200 de Nissan en la nueva terminal con cero emisiones de APM Terminals

Vehículos e-NV200 de Nissan en la nueva terminal con cero emisiones de APM Terminals.

APM Terminals continúa con la puesta a punto de su nueva terminal de contenedores Maasvlakte II, situada en el puerto de Rotterdam, Holanda, para convertirla en la primera terminal con cero emisiones del mundo, cuando empiece a operar antes de que finalice el año.

Con dicho objetivo, la compañía ha firmado recientemente un nuevo contrato con NV Nuon Energy, con una duración de dos años y por cinco millones de euros, para suministrar energía eléctrica procedente de fuentes renovables a la instalación, suministro que comenzará el 1 de enero de 2015.

Así, moviendo los equipos y las grúas con electricidad procedente de la energía eólica, APM Terminals da un paso más en su estrategia sostenible, logrando las cero emisiones no sólo en las operaciones llevadas a cabo dentro de la instalación, si no también en los procesos necesarios inherentes en la misma, pero que se llevan a cabo fuera de ella. 

Dentro de la terminal

Alcanzar las cero emisiones en los procesos pasa no sólo por la electrificación ya señalada de todos los equipos, si no por utilizar unos vehículos igualmente sostenibles.

En este sentido, la terminal cuenta con una flota de 37 vehículos de guiado automático (AGVs) eléctricos, para manipular los contenedores, además de 35 vehículos comerciales e-NV200 de Nissan, para el transporte de los trabajadores en la terminal. 

Este último pedido incluye 16 unidades de la gama Evalia, utilizados principalmente para los movimientos del personal, así como 19 furgonetas de dos plazas enfocadas a los trabajadores de Mantenimiento Técnico, del Departamento Reefer, o el de Seguridad.

Con este acuerdo, APM Terminals se convierte en uno de los primeros clientes holandeses de los nuevos modelos eléctricos de Nissan, los cuales cuentan con una gama de baterías que permiten sobradamente las operativas en la instalación portuaria durante un jornada.

En última instancia, la instalación servirá para mejorar el sector portuario de todo el mundo, marcando directrices sostenibles que la competencia puede seguir, así como para impulsar el transporte marítimo, con soluciones y normativas cada vez más enfocadas al medio ambiente.