La crisis sanitaria y la huelga de la estiba marcan la mala evolución de los tráficos del puerto de Bilbao hasta el pasado mes de noviembre, que registran un descenso acumulado de un 14,3%.

En esta misma línea, el movimiento de mercancías del enclave bilbaíno presenta un retroceso anual de un 18%, ya que la huelga de estiba ha supuesto, según la propia Autoridad Portuaria, el desvío de líneas de productos siderúrgicos y de contenedores, el descenso de la actividad del ferry y el anunciado traslado de líneas de eólicos a otros puertos.

De igual modo, en este período, varios portacontenedores han tenido que partir del puerto vasco después de varios días sin poder realizar ninguna operación. También se ha producido la anulación de 64 escalas de buques ya solicitadas.

Con más detalle, el movimiento de mercancía general presenta una caída de un 21%, mientras que los graneles sólidos pierden un 19% y los graneles líquidos descienden un 10%.

También el número de buques disminuye en 406 unidades entre enero y noviembre, lo que supone un 16% menos que en el mismo período del año pasado. Solo en el mes de octubre llegaron 84 buques menos que en octubre del año pasado, y en noviembre, atracaron 67 menos.