Toyota Motor Corporation e Hino Motors van a desarrollar conjuntamente un camión de gama pesada, basado en la tecnología de pila de combustible de hidrógeno, con el objetivo de mejorar sustancialmente el rendimiento basado en este tipo de tecnología.

Los camiones que se utilizan habitualmente para el transporte por carretera de grandes cargas, deben contar con una buena autonomía y una gran capacidad de carga. Además deben de contar con la posibilidad de una recarga rápida, frente al inconveniente de los vehículos eléctricos a baterías, que necesitan períodos de carga prolongados.

Los vehículos de pila de combustible, que obtienen la energía eléctrica a partir del hidrógeno, utilizan la motorización eléctrica, que garantiza un respeto excepcional al medio ambiente, y brinda la funcionalidad necesaria para un vehículo comercial en términos de autonomía y capacidad de carga.

Sobre la base de las tecnologías que ambos fabricantes han desarrollado durante años, el objetivo es conseguir una autonomía en el entorno de los 600 km. Para ello, monta dos grupos de pila de combustible de Toyota, que es la que se ha desarrollado recientemente para la segunda generación del Toyota Mirai. Incluye así mismo un control de tracción que aplica tecnologías de vehículos híbridos pesados, desarrolladas por Hino.

Por su parte, el chasis se ha diseñado especialmente con una configuración óptima para un vehículo de pila de combustible y se está trabajando para reducir el peso total y garantizar una capacidad de carga suficiente.

Toyota e Hino han venido colaborado en los últimos 15 años en el desarrollo de tecnologías y en la generalización de los vehículos de pila de combustible durante más de 15 años, desde que realizaron las primeras pruebas de demostración conjuntas con un autobús de pila de combustible de hidrógeno en 2003.