La Generalitat Valenciana pide la gratuidad de la AP-7 mientras duren las obras en la A-7.

La prohibición de circulación por la N-340 implicará el desvío obligatorio a la AP-7.

La Dirección General de Tráfico trabaja para prohibir el tráfico de camiones de cuatro ejes o más por la N-340 a su paso por la provincia de Castellón, desde la localidad de Peñíscola hasta el límite provincial con Tarragona, y derivar la circulación de estos vehículos a la autopista de peaje AP-7, como informa Fenadismer.

Además, esta restricción obligará a que el Servicio Catalán de Tránsito apruebe una medida similar en el recorrido de la N-340 por Tarragona, así como a acordar con la concesionaria de la autopista el establecimiento de bonificaciones a los transportistas que obligatoriamente transiten por la AP-7.

De hecho, esta institución catalana ya ha iniciado los trámites para establecer desvíos obligatorios de los camiones de la N-340 y, en dos tramos entre Alcanar y Hospitalet de l’Infant, así como entre Altafulla y Vilafranca del Penedés, y de la N-210, desde Les Borges Blanques fins a Montblanc, hacia la AP-7 y la AP-2, con el fin de que entren en vigor con su publicación en el Diario Oficial autonómico.

En este caso se da la paradoja de que el Ministerio de Fomento ya ha anunciado que no se renovará la concesión del peaje en la AP-7 cuando venza la concesión a finales de 2019.

Como alternativa a este desvío obligatorio, Fenadismer pide que se ponga en marcha a la mayor brevedad el nuevo plan de desvío voluntario de camiones a las autopistas de peaje, que cuenta con una dotación presupuestaria de 45 millones de euros, con el objetivo de promocionar con carácter voluntario el uso de las autopistas de peaje por parte de los transportistas, descongestionar las carreteras nacionales y mejorar la seguridad vial de estas vías.