Como era previsible, la Dirección General de Tráfico le ha encontrado el truco para pasar por alto la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid contra los desvíos obligatorios de camiones a la AP-68 en La Rioja.

Así pues, la DGT ha dictado una Resolución para ejecutar esta sentencia revocando y anulando la Resolución anual de restricciones dictada en 2017, que de hecho ya estaba formalmente derogada en su día al ser sustituida por la Resolución que fijaba el calendario anual de restricciones anuales al tráfico de camiones para el ejercicio 2018.

Esta apaño, a juicio de Fenadismer, «supone en la práctica dejar sin efecto real la sentencia, por cuanto se sigue manteniendo vigente el desvío obligatorio de los camiones a la autopista de peaje, al venir recogido en la Resolución anual de restricciones a camiones para este año 2020″.

Sin embargo, como también puntualiza la organización empresarial del transporte, este desvío «disfruta de una de las bonificaciones más altas a camiones, en concreto entre el 50 y el 75% del importe del peaje en función del trayecto recorrido, debido a la aportación extraordinaria que anualmente realiza el Gobierno de La Rioja junto al Ministerio de Transportes».