Camión de TKN en el poligono industrial de Labarrene Irun

Trans-Kontenord (TKN) está especializada en el transporte de graneles líquidos.

Tras la cancelación de la Autopista del Mar Bilbao-Portsmouth-Zeebrugge por parte de Transfennica a finales de 2014, y después de que JSV anulara en mayo el servicio de contenedores entre Pasajes y Amberes, a los tres meses de iniciar el servicio, la empresa de transporte por carretera Trans-Kontenord ha decidido apostar por el negocio marítimo para gestionar por sí misma los envíos de sus clientes en toda la cadena logística.

Gracias a su iniciativa, la terminal de contenedores de Pasajes volverá a operar a partir del próximo día 28 de septiembre, con un servicio que saldrá del puerto guipuzcoano de Pasajes los martes, con llegada a Amberes los viernes, al que podría acompañar un segundo buque en octubre, según recoge Diario Vasco.

Según señalan desde Trans-Kontenord, la idea de fundar una naviera, que han bautizado TKN-Shipingline, surgió ante la necesidad de asegurar los servicios de sus clientes, ya que estos se habían quedado «colgados» dos veces, con la consiguiente pérdida de mercado tanto para el cargador como para el transportista.

Por otro lado, la obligatoriedad de cumplir los plazos cuando se transportan productos perecederos y el «colapso» en el transporte ro-ro desde Bilbao, junto a la seguridad de que la terminal de contenedores de Pasajes tiene «el éxito asegurado», son otras de las razones que han impulsado a la empresa de transporte por carretera a fletar un portacontenedores desde Pasajes.

Este buque será el Nor Feeder, con capacidad para 508 contenedores. Además del puerto de Amberes, la compañía también baraja la posibilidad de escalar en Inglaterra con el mismo servicio, aunque aseguran que en la actualidad el servicio necesita de dos buques por lo que se muestran prudentes en lo que respecta a un tercer portacontenedores.

Por otro lado, cabe destacar que Trans-Kontenord no ocupará en exclusiva el barco fletado por TKN-Shipingline. De hecho, la carga que aportará el transportista será de entre 60 y 70 contenedores por rotación, por lo que el resto de posiciones estarán a disposición de ser utilizados por otras compañías que quieran contratar el servicio.