La

El uso de triciclos eléctricos que permiten llegar a cualquier parte, incluso entrar en zonas restringidas y peatonales, parece una buena solución para los problemas de entrega de paquetes en la última milla, ya que mejora los tiempos de entrega en corta-media distancia y respeta el medio ambiente.

En este contexto de búsqueda de soluciones prácticas, se sitúa la start-up española WagonGO, que nació en plena pandemia y que espera revolucionar las entregas urbanas con sus triciclos para enviar paquetes y mercancías de una manera rápida e inmediata, cómoda, segura, económica y sostenible.

Con un peso de 60 kg, con un triciclo se puede transportar hasta 100 Kg sin que el conductor tenga que esforzarse en exceso, ya que cuentan con asistencia eléctrica. Además, su uso contribuye a reducir la contaminación ambiental y la acústica.

El objetivo es poder hacer cualquier entrega en un tiempo inferior a tres horas, en entregas de puerta a puerta en Madrid siempre que el peso del paquete sea inferior a 25 Kg. El servicio se solicita a través de su aplicación. El usuario solamente tiene que escoger el vehículo, el punto de salida y el de entrega.

De cara al futuro, la intención de WagonGo es llevar su servicio de entregas sostenibles a otras ciudades españolas, para después iniciar la expansión internacional.