El Grupo VIIA, especializado en la operativa de autopistas ferroviarias, ha tenido que reajustar rápidamente su plan de transporte para adaptarse a la evolución de la demanda y las exigencias de la producción durante la crisis sanitaria del Covid-19.

El operador, que seguirá operando el 80% de sus servicios programados semanalmente, ha tomado la decisión de suspender temporalmente las salidas desde Barcelona y concentrar sus medios de producción en Le Boulou, Francia. De hecho, se mantienen los seis trenes habituales entre Le Boulou y Bettembourg, en Luxemburgo.

Uno de los motivos ha sido el descenso de la demanda motivado por el cierre de numerosas instalaciones de la industria de la automoción. No obstante, pretende compensar esta caída con la rápida evolución de la demanda de la industria alimentaria, farmacéutica y el e-commerce.

En lo que respecta a los tráficos con destino Reino Unido a través del puerto de Calais, VIIA pretende mantener su servicio habitual de ida y vuelta entre Le Boulou y Calais, así como los servicios diarios entre Macon y Calais o Macon y Le Boulou.

Por otra parte, el servicio que une Calais y Orbassano, en Turín, ha sido temporalmente suspendido pese a que tenía una gran demanda, porque la estación permanece cerrada durante las horas de paso de estos trenes.

Transporte en vacío

Para hacer frente a la fuerte demanda de alimentos y mercancía refrigerada, que salen desde España pero no se ven compensados por suficientes flujos de retorno, se han implementado soluciones para el transporte en vacío, con el fin de que no se vean penalizados los suministros a las farmacias y supermercados de Francia, Reino Unido, Benelux y Alemania.

También se han tomado todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los conductores. La nueva aplicación VIIA Drive, que se ha puesto en marcha recientemente en Le Boulou, les permite realizar el pre-registro para no tener que pasar tanto tiempo en las instalaciones y agilizar la entrega y recuperación de semirremolques.