En tiempos de cambios drásticos, hay soluciones radicales que apuesta por afrontar problemas complejos de manera integral con imaginación. Esta parece haber sido la apuesta de Mercedes-Benz Vans en relación con la difícil cuestión de la movilidad urbana.

Partiendo de una solución única e intercambiable, eléctrica y autónoma, en la que un mismo vehículo puede encontrar aplicaciones, a partir de algunas variaciones, tanto para el transporte de viajeros como de mercancías, la marca alemana plantea una única plataforma de conducción autónoma para movilidad urbana: el Vision Urbanetic.

Sobre ella se puede instalar un módulo de carga para el transporte de mercancías o para transportar a personas, según sea necesario, y que se pueden cambiar de forma manual o automática, con un proceso automatizado, en solo unos minutos. 

Como vehículo de viaje compartido ofrece espacio para hasta doce pasajeros, mientras que su versión para el transporte de mercancías dispone de piso de carga variable que se puede dividir en dos niveles y transportar hasta diez palets.

Su espacio de carga tiene un volumen de 10 m³ y, además, puede equiparse con sistemas de espacio de carga totalmente automatizados y utilizarse como estación de paquetería móvil para entregas de última milla.

El Vision Urbanetic constituye un revolucionario concepto de movilidad que va más allá de las ideas existentes sobre vehículos autónomos, ya que elimina la separación entre la movilidad de las personas y el transporte de mercancías, permite un transporte a la carta, sostenible y eficiente de personas y mercancías, y aplica un enfoque innovador para satisfacer las necesidades de las ciudades y las empresas de diversos sectores, así como de los habitantes de las ciudades y los viajeros para reducir los flujos de tráfico, aliviar las infraestructuras del centro de la ciudad y mejorar la calidad de la vida urbana.