El Grupo Volkswagen ha puesto en marcha una cadena de suministro sostenible para el envío de baterías para dos de sus vehículos eléctricos desde la planta polaca de Zwickau, a través de Brunswick hasta la factoría de Sajonia.

La cadena incluye el uso de vehículos menos contaminantes, así como la puesta en marcha de un sistema totalmente automatizado para descargar baterías de trenes entrantes, con lo que se pretende las emisiones de dióxido de carbono en unas 11.000 toneladas al año.

En concreto, para entregar las baterías desde las instalaciones del proveedor en la localidad polaca de Wroclaw se realiza el transporte por ferrocarril en trenes operados por DB Cargo con electricidad de fuentes renovables primero a la planta de componentes del grupo automovilístico en Brunswick de Volkswagen Group Components.

En Brunswick, las baterías se descargan de forma totalmente automática y se ensamblan para volver a cargarse en los convoyes de manera automática y se envían a Zwickau por trenes movidos con energía eléctrica de fuentes renovables.

Así mismo, para el último tramo de la cadena entre la estación de carga y descarga en Harvesse y la fábrica en Brunswick, los contenedores de envío se cargan en camiones eléctricos.

Los sistemas de carga y descarga de Zwickau y Brunswick permiten realizar las labores de carga y descarga del tren en unas cinco horas con un alto grado de automatización.

Para el envío, los expertos en logística del Grupo Volkswagen han desarrollado contenedores especiales que pueden usarse tanto para los módulos de celda como para sistemas completamente ensamblados y que están diseñados para aprovechar al máximo el espacio en los vagones utilizados.

Actualmente, cinco trenes a la semana viajan entre Brunswick y Zwickau, aunque Volkswagen prevé incrementar el número de viajes en un futuro.