volkswagen-logo

El objetivo de esta medida es mejorar la competitividad de la compañía y asegurar su futuro.

Volkswagen reducirá su plantilla mundial en 30.000 puestos de trabajo, sin llevar a cabo despidos, hasta el año 2020, lo que le permitirá experimentar un efecto positivo sobre sus cuentas de 3.700 millones de euros anuales desde ese mismo ejercicio, 3.000 de ellos en las instalaciones alemanas.

El acuerdo firmado con el Comité de Empresa, con el fin de situar a la marca de nuevo en el camino de la rentabilidad, para lo que se contempla una reducción de 23.000 empleos en Alemania y 7.000 en Argentina y Brasil.

Además, su intención es crear 9.000 puestos adicionales, que se completarán con empleados actuales y con nuevos trabajadores que se incorporarán a las nuevas áreas de trabajo.

Inversiones por valor de 3.500 millones de euros

El acuerdo contempla asimismo la puesta en marcha de inversiones estratégicas, por un importe de 3.500 millones de euros en los próximos años.

Entre los términos acordados, destaca el aumento del 25% en la productividad de las factorías alemanas y del 4% en sus ingresos operativos para 2020, así como un incremento de las inversiones en nuevas tecnologías.

En este contexto, se fabricarán vehículos eléctricos basados en la plataforma modular (MEB) en las plantas de Zwickau y Wolfsburg, mientras que la de Braunschweig continuará trabajando con la plataforma MQB y las baterías para el MEB. Por su parte, la planta de Kassel y la de Salzgitter desarrollarán componentes para la plataforma MEB.