Desde este pasado jueves 19, está en vigor el Decreto-Ley 34/2020, de medidas urgentes de apoyo a la solvencia empresarial con motivo de la crisis sanitaria.

Essta norma ofrece la posibilidad de prolongar el pago de los préstamos concedidos estos meses atrás por las entidades financieras al amparo de la línea de Avales ICO Covid-19, dotada con un total de 100.000 millones de euros.

La medida afectaría a los 17.000 autónomos y empresas del sector del transporte y la logística que, según los cálculos de Fenadismer, se habrían acogido a este tipo de financiación.

Sin embargo, la ampliación de los plazos no lo aplican automáticamente las entidades financieras, sino que debe solicitarlo el titular del préstamo, condicionado a que no se encuentre en situación de mora, ni figure en el CIRBE o en situación concursal.

De este modo, se permitirá ampliar el período de carencia doce meses adicionales hasta un total de dos años y el período de vencimiento hasta ocho años, frente a los cinco años que se estableció inicialmente.

Por otra parte, también se amplía el plazo previsto para solicitar nuevos préstamos al amparo de la línea ICO covid hasta el próximo 30 de junio, como consecuencia de la situación económica motivada por el nuevo estado de alarma y las medidas restrictivas de la actividad económica.