Parecía difícil, pero la mecánica política que mueve el Parlamento Europeo guarda enigmas que han permitido que esta misma semana los eurodiputados se hayan puesto de acuerdo, in extremis y contra pronóstico, para adoptar una posición común de negociación con el Consejo Europeo de Ministros en relación con tres aspectos concretos del Paquete de Movilidad.

Así pues, la Eurocámara ha aprobado las reglas de trabajadores desplazados en el ámbito del transporte por carretera por 317 votos a favor, 302 en contra y 14 abstenciones.

El Parlamento Europeo quiere que las reglas de trabajadores desplazados se apliquen a los servicios de cabotaje y de transporte transfronterizo, excluyendo el tránsito, las operaciones bilaterales, incluso si se añaden una carga adicional en cada dirección, o ninguna de salida para acumular dos al regreso.

De igual modo, la posición del Parlamento Europeo en relación con los cambios en los tiempos de conducción y descanso ha obtenido el visto bueno con 394 votos a favor, 236 en contra y cinco abstenciones.

Asegurar la vuelta a casa

En este sentido, los parlamentarios quieren que se asegure la vuelta a casa de los trabajadores para un descanso normal tras un período de cuatro semanas, mientras que los descansos reducidos en ruta deberán tomarse fuera de la cabina, en consonancia con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE.

Por último, los eurodiputados han consensuado su postura sobre el acceso al mercado y las reglas de cabotaje por 371 votos a favor, 251 en contra y 13 abstenciones.

En relación con el cabotaje, la Eurocámara se inclina por sustituir la actual regulación basada en el número de operaciones por otra que se centre en límite temporal de tres días con control del cruce de fronteras por medio de los tacógrafos.

Además, los diputados quieren que se establezca un período de enfriamiento de 60 horas en el país de residencia de la empresa antes de volver a realizar cualquier operación de cabotaje, para evitar su realización sistemática.

Además, el Parlamento también ha llegado a un acuerdo para introducir el uso del tacógrafo digital inteligente en todos los vehículos que realicen transporte internacional en 2024, como muy tarde.