Si ayer, 9 de marzo, Cadena de Suministro se hacía eco de un informe elaborado por Ipsos para Volvo Trucks en relación con la escasez de conductores profesionales en el transporte europeo, un reciente análisis de la IRU vuelve a incidir sobre este problema y alerta de un inminente agravamiento de la situación.

En este sentido, una encuesta llevada a cabo por la organización internacional entre 965 empresas del sector radicada en diez países del Viejo Continente refleja que la escasez de conductores pasará del 23% registrado el año pasado a suponer un 36% este 2020.

La tendencia implica un aumento en las plazas de conductor sin cubrir de un 13% en solo un ejercicio, una evolución que, al parecer, se dejará sentir especialmente en Polonia y Rumanía.

Concretamente, se espera que este año en el transporte polaco la escasez de estos profesionales aumente en 15 puntos porcentuales hasta alcanzar un 37%, mientras que en Rumanía se disparará hasta el 62%.

Además, la IRU enlaza este problema de falta de profesionales con el envejecimiento de un colectivo sin relevo a la vista, toda vez que la edad media de los chóferes en el Viejo Continente se coloca en los 45 años.

Al tiempo, solo un 7% del total de conductores profesionales europeos tiene menos de 25 años de edad, cifra que refleja a las claras, según la organización empresarial internacional, «que hay mucho por hacer para acercar la profesión a la juventud«.