transporte por carretera en Europa

Astic considera “decepcionante” el proyecto de informe del ponente austriaco Jörg Leichtfried, del Grupo Socialista del Parlamento Europeo, sobre la modificación de la Directiva 96/53 CE de pesos y dimensiones para determinados vehículos de carretera.

Para la asociación, las conclusiones de este proyecto no constituyen un paso en la dirección de lograr una auténtica armonización de los pesos y dimensiones en la Unión Europea, ya que siguen permitiendo a todos los países miembros fijar sus MMA de forma autónoma.

Esta situación está provocando distorsiones en el transporte internacional entre Estados con MMA superiores a los de la Directiva y en el acceso al cabotaje en los otros Estados miembros.

Astic también ha mostrado su disconformidad con otros puntos del documento, como la disminución en la longitud de los dispositivos aerodinámicos, que en la propuesta de la Comisión se cifró en 2 metros y en el borrador se ha reducido a 0,5 metros.

La asociación mantiene que la posibilidad de que los dispositivos aerodinámicos tengan una longitud suficiente, con su consiguiente mejora en el consumo de combustible, resulta muy necesaria tanto para el sector del transporte como para la mejora del medio ambiente.

Otro de los puntos del documento, que se considera como un paso atrás, es la negativa a que los autocares de dos ejes puedan tener una tonelada más de MMA, ya que supone ignorar que han sido precisamente los equipos de seguridad de los mismos los que han supuesto un incremento de su tara.

Por último, Astic también ha valorado de forma negativa que en este borrador del informe no se haya corregido el objetivo de control previsto en el artículo 12.3 de la propuesta de la Comisión, relativo a la realización de controles, o medidas de preselección, cada 2.000 km, lo que ha sido calificado de “totalmente desproporcionado” por el director general de esta asociación Ramón Valdivia.

Es intención de la asociación que aglutina a las empresas de transporte internacional por carretera trabajar directamente y a través de todos los foros en los que activamente participa como la IRU, el Comité Nacional de Transportes y los propios órganos consultivos del Parlamento Europeo, para conseguir que en las siguientes fases de tramitación de la propuesta se corrijan sus defectos de forma más decidida y coherente con los intereses sectoriales y las necesidades del medio ambiente.