En los últimos días se han venido produciendo adhesiones al paro patronal en el transporte convocado para los días 20, 2 y 22 de diciembre.

Tras Fvet, también han anunciado que respaldan la convocatoria de movilizaciones empresariales el Gremio de Transportes de Cataluña, en la órbita de Fenadismer, y la murciana Froet, integrada en Conetrans y, por lo tanto también en CETM.

Según la patronal murciana, existe una necesidad de «ordenar el sector y es lo que estamos pidiendo a la Administración: que desarrolle instrumentos que permitan a las empresas realizar su actividad».

Es muy probable que diversas asociaciones territoriales, especialmente de las alienadas con las dos principales organizaciones sectoriales nacionales, se vayan sumando a la iniciativa con la que el sector quiere protestar contra Administración y clientes.

Sin embargo, al tiempo, y al margen de los sindicatos de clase, crece en redes sociales una gran oposición al paro patronal planteado por el Comiuté Nacional.

Desde diversas agrupaciones de conductores profesionales se acusa al Comité Nacional, precisamente, de haber contribuido a la degradación del sector y parecen querer organizarse para hacer fracasar el paro patronal.

Para ello pretenden seguir tranajando con normalidad o, al menos, dar la impresión de que la movilización empresarial no tiene un impacto sobre la actividad económica del país.

Entre las razones que les asisten se encuentran los, a su juicio, bajos salarios del sector, algunas obligaciones del puesto de conductor mecánico que, según su opinión, no forman parte en realidad de sus atribuciones, la falta de una jubilación anticipada y la nula conciliación de la vida familiar y profesional, así como otras condiciones de trabajo que consideran especialmente penosas.

Parece formarse así un nuevo frente de oposición al paro patronal dentro del propio sector.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px