grimaldi-roma-cruise

El Cruise Roma es el primer ferry de cero emisiones que navegará por el Mediterráneo.

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha firmado un acuerdo de colaboración con el puerto italiano de Civitavecchia para reforzar el tráfico marítimo y las relaciones comerciales ambos, e impulsar el desarrollo de un nuevo corredor intermodal, que formará parte de la Red Transeuropea de Transporte TEN-T y conectar la península ibérica, los Balcanes y Grecia pasando por ambas ciudades.

El acto se ha celebrado en el marco de la presentación del nuevo Cruise Roma, de la naviera Grimaldi, que es el primer ferry de cero emisiones que navegará por el Mediterráneo. El acuerdo pone de relieve el papel estratégico que han de desarrollar los puertos de esta zona en la red y propone una serie de ámbitos en los que Barcelona y Civitavecchia pueden empezar a incrementar su cooperación.

Entre ellos, la mejora de su competitividad mediante el intercambio de conocimientos sobre operativas portuarias y sostenibilidad, el desarrollo de sinergias comerciales para aumentar el tráfico de mercancías y pasajeros, la intensificación de la cooperación con las organizaciones internacionales en las que tienen representación, como Espo o MedPorts, y la presentación de proyectos conjuntos para obtener financiación en los fondos CEF.

Los dos son fundadores de la Escola Europea de Transporte Intermodal y participan en el proyecto BClink para el desarrollo de una autopista del mar entre ambas zonas, cofinanciado por la Unión Europea

Conexiones marítimas

Hace ya más de una década que la instalación catalana mantiene una conexión diaria con el puerto romano operada por Grimaldi, que recientemente ha ampliado el tamaño de los buques utilizados y ha implementado nuevas mejoras medioambientales para reducir a cero las emisiones mientras se encuentran atracados.

Junto al Cruise Roma, el Cruise Barcelona también cubre diariamente la línea entre Barcelona, Porto Torres y Civitavecchia. Grimaldi acaba de completar su alargamiento para dotarlo de mayor capacidad de carga y pasajeros.

Además, se han incorporado una serie de mejoras para reducir las emisiones, como ‘scrubbers’ o un sistema de baterías que suministra electricidad al buque cuando está atracado.