El puerto de Santander está más cerca de poder contar con una terminal de contenedores, lo que supone una aspiración histórica no solamente de la Autoridad Portuaria, sino también de todas las compañías y transportistas de la región.

El Consejo de Administración ha seleccionado la oferta presentada por Boluda Maritime Terminals para la construcción y explotación de esta infraestructura en el Espigón Norte de Raos, con lo que se inicia ahora un periodo de alegaciones que se terminará en diciembre.

Una vez finalizada la tramitación administrativa, se iniciará la construcción, con una inversión mínima de 17 millones de euros, a lo que se añadirán otros 19 para la reposición de equipos a lo largo del tiempo que dure la concesión, estimado en 40 años.

El plazo de ejecución de la obra sería de 18 meses y se espera que la terminal alcance un tráfico mínimo anual de 40.000 TEUS, para una capacidad máxima de 100.000. La idea es potenciar el tráfico de mercancía general, apostando por una carga limpia y que genera un gran valor añadido, con lo que se reducirá la dependencia del tráfico de graneles.

Además, esta infraestructura permitirá exportar e importar desde y hacia Cantabria con menores costes y plazos, lo que mejorará la competitividad portuaria, aportando más facilidades a las empresas, más tráfico y mayores horizontes comerciales.

Otras concesiones

En el Consejo de Administración, también se ha otorgado una concesión a Consignatarios de Barcos de Santander, Cobasa, para la construcción y explotación de una terminal pública de fertilizantes sólidos en el Espigón Norte de Raos, que tendrá una superficie de 7.000 m² y un plazo concesional de 30 años.

Las instalaciones, que moverán unas 100.000 toneladas anuales, contarán con las últimas tecnologías y serán un referente a nivel medioambiental. La inversión será de cinco millones de euros y el plazo de ejecución de 12 meses.

Asimismo, se ha aprobado el contrato de finalización de las obras del Muelle de Raos 9, que dotará de un segundo puesto de atraque a las líneas regulares de los buques de tráfico rodado para mejorar el nivel de servicio. La actuación, que generará 291 metros de longitud de muelle, cuenta con una inversión de 25 millones y un plazo de ejecución de 18 meses.