Tras conocerse que Brittany Ferries estaba estudiando iniciar una nueva ruta para conectar Reino Unido y Francia con Portugal, la naviera ha reconsiderado su decisión y no dará pasos en esta dirección, al menos por el momento.

Tal y como ha confirmado su consejero delegado, Christophe Mathieu, la semana pasada se envió a un equipo a Oporto para avanzar en este plan, pues querían estar absolutamente seguros de que la infraestructura y las rampas del buque al muelle eran las adecuadas para recibir a los pasajeros.

Sin embargo, la llegada de este grupo de ejecutivos coincidió con la noticia de que España abriría sus fronteras a los viajeros británicos este lunes 24 de mayo, sin necesidad de una prueba PCR. La valoración técnica y operativa de las instalaciones portuguesas fue positiva, pero la información recibida cambió los planes de la naviera por completo.

Así, teniendo en cuenta que los casos de Covid-19 en España han caído a su nivel más bajo desde agosto de 2020 y que el programa de vacunación ha avanzado considerablemente en el último mes, el país probablemente entrará en junio en la lista verde de destinos desde Reino Unido.

Aunque no existe una seguridad plena, la naviera cree que es una apuesta relativamente segura y con la que se podría liberar la demanda ya acumulada para junio, julio y agosto.

Por otro lado, existía una importante bandera roja que desde los especialistas del equipo ya advertían desde que se planteó la ruta con Portugal, y es que una línea con Oporto implicaba utilizar el puerto de Pont-Aven, en Francia, pues miles de pasajeros que ya habían realizado reservas para viajar hasta España tendrían que ser reacomodados en otros buques.

En este sentido, aunque la línea con Oporto resultaba viable a nivel operativo, comercialmente no lo era, por lo que se ha decidido cancelar el plan, al menos por el momento, aunque Mathieu asegura que han tomado nota de las reacciones tan positivas que han recibido ante esta posible conexión marítima.