El puerto de Tarragona ha movido en diciembre un total de 2,47 millones de toneladas de mercancías, cantidad que implica un ascenso anual de un 4,9% con respecto al mismo mes de 2019, pese al retroceso que se ha producido este año en el movimiento de carbón y el coque del petróleo debido a la aplicación de las medidas medioambientales europeas.

De esta manera, el último mes de 2020 se coloca como el cuarto mejor del ejercicio para el enclave catalán y consolida una tendencia al alza iniciada en el mes de agosto.

Los tráficos de graneles líquidos son los que más han contribuido a la recuperación registrada en diciembre, por encima de graneles sólidos y mercancía general.

Con más detalle, el movimiento de químicos y abonos se ha incrementado un 59,7% anual, mientras que el apartado de otros productos petrolíferos es el que más toneladas ha movido en el último mes de 2020 con 836.299 toneladas, un 34,3% más que en diciembre de 2019.

Al mismo tiempo, el tráfico de mercancía general en contenedores ha aumentado un 13,9% con respecto a diciembre de 2019.

Por mercancías, los productos energéticos continúan aportando gran parte del peso principal de los tráficos del recinto, con el gasóleo, el fuel y el petróleo crudo como los más destacados, así como con un fuerte incremento en biocombustibles.

De igual modo, también han ascendido los movimientos de sal común y de materiales de construcción, merced al aumento del tráfico de asfalto.