Las empresas siguen ensayando nuevas formas de abordar la distribución urbana de mercancías con el fin de adaptarse a entornos regulatorios cada vez más restrictivos y al incremento de la demanda que se da como consecuencia de los cambios que se están produciendo en los hábitos de consumo.

Carrefour ha trabajado con la sevillana Passion Motorbike Factory en el desarrollo de un triciclo totalmente eléctrico que combina la movilidad de una motocicleta con la capacidad de carga de un vehículo ligero.

El modelo supone una evolución de modelo Scoobic presentado por la empresa española en el SIL de2018 y, entre otros aspectos, lleva el baúl de carga tras el conductor, en vez de en la parte delantera.

Al mismo tiempo, la disposición de las ruedas también ha variado para configurar un vehículo más convencional, sobre la base de un tractor que tira de un remolque, y adaptado a las necesidades del servicio de reparto urbano.

En su versión original, este vehículo puede cargar hasta 1.000 litros y 750 kg y funciona con baterías extraíbles e intercambiables que le proporcionan una autonomía de 300 km. De igual modo, el desarrollo realizado para Carrefour también incorpora paneles solares para la recarga de las baterías que mueven estas unidades.