La Junta de Castilla-La Mancha Nueva quiere que el Gobierno central habilite un fondo específico destinado a ayudar al sector del transporte a hacer frente a las consecuencias económicas y laborales de la crisis sanitaria.

El consejero castellanomanchego de Fomento ha planteado, durante la videoconferencia sectorial de Transportes presidida por el ministro Ábalos, que dentro de los fondos que se vayan a plantear para la reactivación económica, haya fondos específicos para ayudar a las empresas de transportes, tanto de mercancías como de viajeros de la región.

Así mismo, el Gobierno autonómico castellanomanchego también anuncia que tendrá en cuenta las diferencias existentes entre las zonas urbanas y las áreas rurales de la región, con decisiones en las que, a juicio del consejero «primen la salud pública y después la movilidad”, con el fin de que el transporte no se convierta en un vector de contagio del virus.

Así mismo, el consejero de Fomento ha puesto sobre la mesa la posibilidad de efectuar pruebas del CAP con un máximo de diez personas en la fase uno de desescalada.

De igual manera, también ha propuesto la realización de un mapa de servicios mínimos de ITV o la definición de un modelo de compensación para las concesiones de transportes que tengan en cuenta particularidades regionales.