Aunque fue anunciada a principios de año, la llegada de la tecnología de pila de combustible toma cuerpo ahora en Citroën con la producción del primer ë- Jumpy Hydrogen.

Este primer vehículo se entregará en los próximos días a uno de los socios principales de la compañía, el Grupo Suez, que desarrollará con él una experimentación completa. De este modo se supera una nueva etapa en la estrategia de electrificación de la marca para responder a los retos del futuro.

Citroën industrializa una nueva oferta energética de futuro complementaria de la eléctrica convencional y que es objeto de inversiones muy importantes en Francia y en Alemania en la actualidad y, con seguridad, en muchos otros países en el futuro.

La elección de la tecnología de hidrógeno se inscribe plenamente en la estrategia de electrificación de Citroën y su voluntad de ofrecer una serie de soluciones técnicas que respondan a diferentes necesidades de uso.

Ë-Jumpy Hydrogen completa la oferta de vehículos industriales ligeros electrificados más amplia del mercado: de My Ami Cargo a ë-Jumper pasando por ë-Berlingo Van y ë-Jumpy.

La solución del hidrógeno se dirige a aquellos que necesiten disponer de una autonomía de más de 300 km para trayectos largos, que requieran un vehículo que se recargue rápidamente para maximizar los tiempos de uso y que necesiten acceder a centros urbanos regulados, pero que, además, tengan un perfil de uso en autopistas y autovías con un fácil acceso a las estaciones de hidrógeno.

Con esta oferta de hidrógeno, los profesionales pueden reducir la huella de carbono de sus flotas y desarrollar sus actividades.

Los clientes a los que se dirige el vehículo son múltiples, pero con un punto en común: un compromiso con la transición energética y la necesidad de acceder a los centros urbanos. Pueden ser operadores de mensajería, tanto para el reparto de último kilómetro como para el transporte en distancias más largas, y también colectivos, autónomos, empresas, etc.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px