NOL quiere desprenderse de la naviera APL que acumula importantes pérdidas.

NOL quiere desprenderse de la naviera APL que acumula importantes pérdidas.

Neptune Orient Lines (NOL) está manteniendo conversaciones actualmente con las compañías CMA-CGM y A.P. Moller-Maersk para desprenderse de su negocio de contenedores, que ambos competidores podrían estar interesados en adquirir.

La división de contenedores del grupo, la naviera APL, ha venido experimentando un descenso de su negocio durante los últimos años, motivado por la crisis actual que vive un sector condicionado por la caída de los fletes y la escasez de demanda.

De hecho, el operador ha cosechado pérdidas en los últimos cuatro ejercicios, con un descenso del 29% en los ingresos en el tercer trimestre del 2015 con respecto al mismo periodo de 2014, un periodo en el que los fletes han descendido un 21% y el volumen de mercancía transportada lo ha hecho un 11%.

Ahora, NOL está evaluando «todas las opciones para maximizar el valor de accionariado y mejorar su competitividad”, según informan desde la compañía, aunque sostienen que el principal objetivo es que la naviera APL recupere la senda del crecimiento y la rentabilidad. 

Así, aunque la naviera ha puesto en marcha diferentes actuaciones que le han permitido reducir sus costes operacionales en un 17% durante el presente 2015, entre ellas la devolución de seis buques arrendados o la cancelación de algunos servicios poco rentables, este progreso se ha visto sobrepasado por la situación actual del sector.

La venta de la división de contenedores acompañaría a la del negocio logístico del grupo que ha tenido lugar este mismo año, con la adquisición de APL Logistics por 1.000 millones de euros por parte de Kintetsu World Express.