Mercedes-Benz Actros 1845 LS 4x2Mercedes-Benz Actros 1845 LS 4x2

Los datos se calculan de manera individual para cada configuración de vehículos, utilizando la herramienta digital Vecto, desarrollada por la Comisión Europea.

El 2019 marcará el inicio de una nueva era para el sector de los vehículos industriales. Desde el 1 de enero, los fabricantes tendrán que entregar a sus clientes europeos un certificado de cada vehículo nuevo que contenga información sobre su consumo de combustible y sus emisiones de CO2.

Los compradores siempre se han mostrado muy interesados en adquirir unidades con un bajo consumo de combustible, lo que tiene un impacto positivo en el Coste Total de Propiedad y las emisiones de dióxido de carbono.

Los datos se calculan de manera individual para cada configuración de vehículos, utilizando la herramienta digital Vecto, desarrollada por la Comisión Europea y que introduce unos procedimientos uniformes en los que participan fabricantes, científicos y otros expertos. Por primera vez, los clientes europeos podrán comparar objetivamente los diferentes modelos.

Desde noviembre de 2018, mucho antes de que sea obligatorio, Daimler ya está utilizando este sistema y ha entregado los correspondientes certificados de más de 1.000 Merceces-Benz Actros.

Reducción de emisiones

Entre 1996 y 2016, las emisiones de los camiones de esta marca se han reducido un 22% y el consumo del nuevo Actros, recientemente presentado, es de nuevo menor que el de su predecesor, concretamente un 3% en autopistas y hasta un 5% en carreteras convencionales.

Aunque en mayo, la Comisión Europea propuso una disminución del 15% para 2025 y del 30% para 2030, en noviembre el Parlamento Europeo votó a favor de una propuesta para reducirlas un 20% para 2025 y un 35% para 2030.

A partir de 2019, los vehículos de más de 16 toneladas tendrán que empezar a utilizar Vecto y en 2020, se añadirán los de más de 7,5 toneladas.

Desde Daimler, creen que el objetivo más realista sería una mejora del 1,5% anual durante la próxima década, aunque aún habrá que esperar a conocer la decisión definitiva. De momento, a partir de 2019, los vehículos de más de 16 toneladas tendrán que empezar a utilizar Vecto y en 2020, se añadirán los de más de 7,5 toneladas.

Inconvenientes de Vecto

En el fabricante, explican que el sistema utiliza un modelo estándar para todos los vehículos, cuando en realidad no todas las situaciones operativas puedan ser simuladas y dependiendo del tipo de operación, el peso del camión, la carga o el tipo de ruta, a veces consumen diferentes cantidades de combustible.

Tampoco se tienen en cuenta las variantes de ciertos vehículos, como los camiones de basura, que en ocasiones consumen cantidades bastante distintas que las de un vehículo con una caja estándar. Por otra parte, la versión actual aún no tiene en cuenta algunos avances que han tenido efectos muy positivos en el consumo y las emisiones en operativas reales.

Entre ellos, el control predictivo de crucero, las mejoras en los semirremolques, los botones ‘start-stop‘ y la planificación eficiente de las rutas. Dado que la herramienta no tiene en cuenta todo el potencial de ahorro, para el grupo seguirá siendo fundamental la función de los asesores comerciales para informar sobre el consumo del vehículo.