El 22% de todos los contratos laborales para mensajeros registrados en enero, implicaron movilidad del trabajador a otra provincia.

Deliveroo cree que necesitan automóviles para atender al incremento de la demanda.

Hay veces en que la sostenibilidad absoluta está enfrentada a la eficiencia. Ese parece el caso de Deliveroo en el Reino Unido, que según parece no tiene suficiente con el uso de bicicletas para el reparto de mercancías.

Tanto la ampliación de servicios a nuevas áreas de distribución, como el aumento de la demanda en los pedidos a domicilio han obligado a la compañía a pensar en el uso de vehículos a motor para poder atender un mayor volúmen de envíos y a zonas cada vez más distantes.

La medida, lejos de parecer pacífica, ha levantado una gran polvareda entre los ‘riders’ de la compañía en Gran Bretaña, que acusan a Deliveroo de poner el beneficio empresarial inmediato por delante de la sostenibilidad medioambiental en sus operaciones.

De igual modo, estos profesionales también estiman que, mientras ellos están condicionados en la velocidad por sus propias condiciones físicas, otros repartidores pueden doblar el número de pedidos, y de ingresos por tanto, que pueden atender en el mismo tiempo de trabajo que los que utilizan bicicletas.

El hecho es que no parece fácil, en ningún caso, modificar un modelo de negocio, una vez que se ha decidido apostar por una determinada filosofía empresarial, incluso en los nuevos modelos de negocio.