Pese a que los conductores profesionales que viajan en transporte marítimo combinado acompañando a su vehículo en los transportes internacionales no están obligados a hacerse una PCR, Fenadismer denuncia que en los servicios con Canarias, estos chóferes «al llegar a destino se encuentran con la desagradable sorpresa al acceder a cualquier clase de alojamiento canario para poder pernoctar» de que tienen que contar con esta prueba.

La organización empresarial ratifica que los titulares de los establecimientos turísticos «les exigen justificar haberse realizado dicha prueba, siendo en caso contrario inadmitido en el alojamiento y obligándole a buscar un centro sanitario para poder realizársela, quedando confinado hasta que obtenga el resultado», dada la obligación legal en vigor para todos los viajeros que arriben el archipiélago desde finales de octubre.

Consecuentemente, los transportistas que cubren estos servicios se quejan, según la patronal, por «la descoordinación y falta de información existente y la imposibilidad práctica de cumplir dicha obligación sanitaria, especialmente en el caso de los transportistas extranjeros, ya que al realizar el trayecto con el camión desde su país de origen superan en muchos casos las 72 horas, que impiden por tanto traer hecha la PCR en el plazo máximo establecido».