Acceso viario al puerto de Valencia

El puerto de Valencia cuenta actualmente con un único acceso viario.

Ante la intención en firme del Ayuntamiento de Valencia de retirar el proyecto del Acceso Norte del puerto del Plan General de Urbanismo de Valencia, desde la instalación portuaria han vuelto a defender la necesidad de esta actuación planteando diversas soluciones para acometerla.

Actualmente, los camiones que entran por el norte de la ciudad en dirección al puerto, que sólo dispone de la entrada Sur, deben realizar un rodeo que se traduce en un sobrecoste de hasta 36 millones de euros, que se solventaría con un túnel de cuatro kilómetros de longitud desde la V21 hasta el recinto portuario.

En este contexto, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martinez, apuntaba el pasado viernes tras el Consejo de Administración del puerto la conveniencia de que sea la iniciativa privada la que acometa el proyecto, debido a que las empresas serían las más beneficiadas.

De hecho, Martínez reconoció que el Acceso Norte «no es una obra fundamental para el puerto, pero si para las empresas que lo utilizan». El llamamiento a la iniciativa privada, que se intentaría compaginar con fondos públicos, se explica porque la inversión necesaria en el túnel, que ronda los 500 millones de euros, es la principal barrera para su ejecución.

Iniciativa público-privada

En lo que respecta a los fondos públicos, estos podrían provenir incluso de Europa, ya que la infraestructura permitiría reducir las emisiones y el tráfico pesado por la ciudad, cuestiones bien valoradas por la administración comunitaria a la hora de conceder subvenciones.

Del mismo modo, si bien los ciudadanos no harían uso de la infraestructura en un primer momento, ya que iría destinada sólo al tráfico pesado según los planes del puerto valenciano, el túnel es clave para toda la economía valenciana «al ser fundamental para la integración económica del eje Valencia-Sagunto, uno de los ejes de desarrollo vitales en la Comunidad», según Martínez.

Por otra parte, una vez que la iniciativa privada acometa el proyecto, esta recuperaría su inversión a través de un peaje en el túnel que abonarían las empresas que lo utilicen.