Las medidas de confinamiento de la población adoptadas durante el estado de alarma por la crisis sanitaria han producido múltiples cambios en los hábitos de consumo que, en algunos casos, podrían convertise en modificaciones de comportamiento de los consumidores a más largo plazo.

Así pues, según los últimos datos del Observatorio Cetelem Estacional sobre compras on-line, un 62% de los consumidores españoles afirma que ha aumentado o que piensa aumentar sus adquisiciones a través del canal de comercio electrónico.

Además, un 63% de estos consumidores afirma que ha realizado compras a través de internet de productos y servicios que antes de la irrupción de la pandemia no se hubiera planteado realizar.

En esta misma línea, esta tendencia parece que tendrá continuidad una vez se supere la crisis, ya que para un gran porcentaje de consumidores estas compras en el canal on-line se mantendrán cuando finalicen las circunstancias actuales de confinamiento y la situación vuelva a la normalidad.

En concreto, un 39% de los encuestados cree que mantendrá las compras en el canal de comercio electrónico en sectores para los que antes no utilizaba este canal. Por contra, un 9% declara que volverán en cuanto puedan a realizar sus compras en las tiendas físicas.

Pese a que durante el estado de alarma, los bienes y servicios más adquiridos son, como suele ser habitual en condiciones normales, viajes, libros, productos tecnológicos y prendas de vestir, también hay porcentajes muy importantes en los sectores de alimentación, así como de productos de belleza y del hogar.