Rechazo total al céntimo verde

Fegatramer denuncia el efecto «cohete-pluma» entre los precios del gasóleo y el petróleo.

El precio del barril de petróleo Brent ha llegado a situarse por debajo de los 40 dólares durante esta semana, volviendo así a precios desconocidos desde febrero de 2009.

La decisión de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener la producción, pese a la sobreoferta que se experimenta a nivel global, ha propiciado que su precio vuelva a caer en picado en los últimos días.

Después de un mal comienzo de 2015, en el que algunos vaticinaron que el descenso llegaría hasta los 30 dólares, el Brent se ha estabilizado entre los 48 y 50 dólares en los últimos meses.

Ahora, tras la nueva caída, es un 42% más barato que en la misma semana de 2014, con un descenso del 23% si se compara con el inicio de 2015.

«No se traslada al gasóleo»

En este contexto, desde la Federación Gallega de Transportes, Fegatramer, aseguran que el precio del gasóleo «sigue sin bajar» al mismo tiempo que lo hace el precio del petróleo, «ni en la misma proporción».

«Sin embargo», apuntan, «cuando sube el precio del petróleo, rápidamente se traslada al del gasóleo en el surtidor y normalmente en la misma o mayor proporción que la subida del barril de petróleo».

Los transportistas gallegos indican que, mientras el petróleo se sitúa en registros similares a 2009, el precio de los carburantes es un 20% superior en la actualidad con respecto a hace seis años.