Ha pasado más de un mes y medio desde que el buque Ever Given, propiedad de la compañía japonesa Shoei Kisen y fletado por Evergreen, quedase bloqueado en el Canal de Suez.

El incidente pudo resolverse en seis días, pero los responsables de esta infraestructura reclaman desde entonces una compensación económica para cubrir las pérdidas que ha ocasionado el bloqueo, los daños en esta vía navegable producidos durante las operaciones realizadas y los costes del equipamiento y la mano de obra utilizados.

Mientras el asunto se dirime en los tribunales, la embarcación continúa retenida en Egipto y todo apunta a que la situación no variará a corto plazo, ya que un tribunal del país acaba de confirmar el fallo que impedía al portacontenedores abandonar el país.

En concreto, la Autoridad del Canal de Suez reclamaba un total de 916 millones de dólares, que acaba de rebajar a casi 600 para intentar resolver lo antes posible este asunto.

No obstante, para la aseguradora, UK Club, la cantidad sigue siendo extremadamente elevada, pues Shoei Kisen no ha recibido ninguna prueba por parte de los responsables del canal que respalde una petición como esta.

Ambas partes, por tanto, parecen lejos de llegar a un acuerdo, y mientras, el buque continúa retenido, con miles de contenedores a bordo. El día 22 de mayo, está programada una nueva vista en un tribunal egipcio para valorar si la cantidad que reclama la Autoridad del Canal de Suez corresponde a las pérdidas sufridas.

Aunque de momento solamente es una posibilidad, si una vez finalizado todo el proceso judicial, el propietario sigue negándose a abonar la compensación, el tribunal podría obligar a subastar el buque.