Como consecuencia de la aplicación de la Directiva europea 2010/48 relativa al procedimiento de medición de la eficacia de frenado de los vehículos de transporte de mercancías de masa máxima autorizada a 3,5 tn y los autobuses, se estableció la obligatoriedad de que a partir del 1 de enero del presente ejercicio los referidos vehículos deben realizar dicho procedimiento de revisión de los frenos en una estación de ITV. Para realizar esta revisión existen dos métodos

• Mediante la utilización de frenómetros, para lo que se requiere que el vehículo que vaya a pasar la revisión esté plenamente cargado, al menos 2/3 de su capacidad.
• Mediante un sistema de medición de las presiones en los circuitos de freno hasta la máxima de presión de trabajo, para lo que no se exige que el vehículo al realizar la revisión se encuentre cargado. Este procedimiento sólo puede ser utilizado por vehículos equipados con sistema de frenado puramente neumático y que dispongan de las correspondientes tomas o conexiones de presión del circuito de frenado accesibles en un lateral del vehículo para poder conectar el manómetro.

Dada la brevedad de plazo entre que la norma fue aprobada y su entrada en vigor ha ocasionado que los transportistas estén teniendo muchos problemas al realizar la revisión en las ITV por la disparidad de criterios que se están aplicando en las diferentes Comunidades Autónomas, así como por la falta de preparación de la tecnología necesaria por parte de muchas estaciones de ITV.

Ante dicha situación, Fenadismer propuso el pasado mes de julio a las organizaciones que integran el Comité Nacional de Transporte la celebración de una reunión con el Ministerio de Industria, que se celebrará este miércoles 19 de septiembre y en la que se expondrá todos los perjuicios que está ocasionando a los transportistas en las ITV así como la disparidad de criterios que están aplicando las Comunidades Autónomas sobre el procedimiento de revisión de los frenos en la ITV.