El texto que había sido acordado por el Parlamento Europeo y el Consejo ha sido aprobado por el Consejo en segunda vuelta. Con esta nueva directiva los Estados miembros podrán aplicar unos «costes externos» a los camiones, complementando a la ya existente por uso de infraestructuras, diseñada para recuperar los costes de la construcción, operación, mantenimiento y desarrollo de la infraestructura vial.

El Consejo europeo de Asuntos Generales ha adoptado, sin debate previo,  la directiva sobre la “Euroviñeta» en la reunión celebrada en el día de hoy 12 de septiembre. En dicha reunión Italia y España votaron en contra, e Irlanda, los Países Bajos y Portugal se abstuvieron. Con la nueva directiva, los Estados miembros podrán aplicar «costes externos» a los camiones, complementando así la ya existente infraestructura, diseñada para recuperar los costes de la construcción, operación, mantenimiento y desarrollo de la infraestructura vial.

Costes debidos a contaminación atmosférica y ruido

Según el Consejo, esta medida tiene por objeto reducir la contaminación del transporte de mercancías por carretera y reducir el flujo de tráfico a través de la recaudación por peajes que tendrán en cuenta el coste por contaminación atmosférica y el ruido debido al tráfico (lo que se llamados costes externos) y ayudar así a evitar la congestión vial. La directiva fue aprobada por el Parlamento Europeo el pasado mes de junio.

Para ayudar a conseguir patrones de transporte más respetuosos con el medio ambiente, el nivel de los peajes variará en función de las emisiones del vehículo, la distancia recorrida y la ubicación y el tiempo en carretera. Además, ahora esta normativa se podrá extender a todas las autopistas. Los Estados miembros también podrán modular la carga de la infraestructura para tener en cuenta la congestión vial, con una tasa de variación máxima del 175% durante las horas punta en un período limitado a cinco horas por día.

Exenciones por cuatro años

Las medidas concretas adoptadas varían desde que los vehículos que cumplan con las normas de emisión más exigentes quedarán exentos de las tasas por contaminación atmosférica durante cuatro años desde que se apliquen las nuevas normas; también significa que los vehículos de la clase de emisiones Euro VI quedarán exentos hasta el 31 diciembre 2017. Además, los vehículos Euro V estarán exentos hasta la fecha de aplicación de las normas Euro VI, es decir, hasta el 31 de diciembre de 2013. Los vehículos menos contaminantes, Euro VI, los vehículos pesados híbridos y eléctricos, están exentos.

Los Estados miembros tendrán dos años para trasponer la directiva una vez que la aprobación de la misma se publique en el Diario Oficial. Desde ese momento, los Estados miembros deberían, aunque no están obligados, a destinar los ingresos generados por infraestructura y por los costes externos a proyectos en el sector del transporte, concretamente en apoyo de la red transeuropea de transporte. No obstante existe la obligación de asignar los cánones de infraestructura con recargos en las regiones de zonas montañosas o de la aplicación simultánea de un margen de recargos por los costes externos a los vehículos más contaminantes.

Pésima noticia para el transporte por carretera

En opinión de Astic, la medida, que coincide con la inminente finalización de la devolución del gasóleo profesional y el comienzo de la tramitación en la Unión Europea de otros mecanismos impositivos adicionales, como los de imposición sobre el CO2, supone una pésima noticia para las empresas de transporte por carretera

Sin duda estas medidas dificultarán aún más la capacidad del transporte por carretera de facilitar la mayor parte el comercio exterior, cuyo crecimiento ha impedido que la economía española entre en recesión.

Un estudio del año 2009 de la International Road unión (IRU) demuestra que para los  países periféricos, como España, el establecimiento de los mecanismos impositivos establecidos en la Directiva de la Euroviñeta supondrán una transferencia importante de recursos a favor de los países centrales.