La Autoridad Portuaria de Valencia ha realizado un estudio sobre la calidad del aire en el puerto de Valencia y la ciudad durante el estado de alarma, en el que se ha constatado una importante reducción en los niveles de óxidos de nitrógeno y partículas PM10.

Esto se debe principalmente al descenso del tráfico de vehículos, que ha caído un 70%, frente al portuario, que se ha reducido en un 26%. Del informe se desprende que el efecto de la actividad portuaria en la atmósfera es muy inferior al que ocasiona la circulación de vehículos a motor, tanto en NOcomo PM10, ya que el puerto ha continuado operativo durante este periodo.

Entre el 29 de abril y el 18 de mayo, que es el periodo en el que se ha centrado el estudio, se ha producido una reducción drástica y generalizada de los niveles de contaminación atmosférica en todas las estaciones de control de Valencia de un 64% de media.

En concreto, los niveles de NO2 se han reducido entre un 61% y un 71% en los medidores situados por la ciudad, mientras en el puerto han descendido en un 60%. En esta línea, las emisiones de partículas se han reducido entre un 18% y un 77% en las estaciones repartidas por Valencia, mientras que en el puerto han caído un 62%.

Estos datos son un reflejo que el principal causante de las emisiones de contaminación en el aire es el tráfico de vehículos en la ciudad, que ha disminuido de media un 61%, llegando al 84% los fines de semana. En cuanto al tráfico de vehículos y atraque de buques en el puerto, ha caído un 26% y un 28% respectivamente.

Respecto al dióxido de azufre, las mediciones en las estaciones del puerto y la ciudad reflejan valores medios muy bajos, mientras que las emisiones de SO2no se han visto prácticamente afectadas por la reducción del tráfico terrestre y del tráfico de buques.